Santiago-de-los-Caballeros-Fortaleza-San-Luis Leave a reply

História de la fortaleza de San Luis en Santiago

Desde antes del 1660 había sido una preocupación constante de los Sargentos de las Armas y de los Alcaldes Mayores de Santiago de dotar a la Ciudad de una fortaleza, en el sentido estricto de la palabra, pues siendo como lo era, raya fronteriza con el enemigo francés, y limitando sus márgenes occidentales con el vasto Despoblado, que había creado el decadente poderío colonial hispano, infestado ya por turbas desenfrenadas de aventureros de la Tortuga, que se habían radicado firmemente en la parte Noroeste de La Española, era muy fundado el temor y la consternación de los moradores santiagueses, de que inesperadamente se produjera otra no grata visita como la última de DeLisle, cuyo recuerdo no olvidarían jamás, por los despojos, violaciones, tropelías y humillaciones que tuvieron que soportar de los intrusos.

Pero fuera que la perenne estrechez de recursos de la colonia, más bien que el verdadero descuido e indiferencia de las autoridades cuyo celo, devoción y valentía han hecho eco en la Historia no lo permitiese, lo cierto es que la llave estratégica de la Banda Norte, centro militar, geográfico y comercial de la región, que cerraba el camino a la Ciudad Capital de la Colonia, presa codiciada del invasor desde un comienzo, habría de conformarse con dos o tres malos reductos escasamente fortificados, situados en cerros aledaños a la ciudad.

Cuando en el 1674, y durante el gobierno de Don Ignacio Zayas Bazán, se nombró Alcalde Mayor de Santiago, a Don Andrés Núñez de la Torra, un súbdito fiel, celoso, activo y responsable, quien escribe a la Corte acerca de la importancia estratégica y militar de esta plaza, y de que se la dotará de una guarnición fija, y por último, acomete el mismo y su señora la construcción de un reducto fortificado, empresa que llevan a feliz término.

La tradición asegura que tal obra militar estuvo situada en el lugar que ahora conocemos como el Cerro de Los Chirís, que en esa época era un sitio elevado, abrupto y boscoso, y en su porción Suroeste, para limitar con las actuales calles Pte. Trujillo (Sol) y 17 de Julio (San Luís).

Según los historiadores Charlevoix y Moreau de St. Méry, Santiago era una ciudad abierta, que sólo contaba para su defensa con uno o dos fortines, situados en las afueras de la población. De acuerdo con el historiador Don Antonio Del monte y Tejada, nativo de esta ciudad, en su magnífica obra Historia de Santo Domingo, al hacer la descripción de la Ciudad de Santiago, dice que el paseo público o alameda quedaba en el cerro que existía al Sureste de la ciudad. Este lugar me parece ser el mismo en donde ahora se asienta la fortaleza San Luis.

A mediados del 1802 o a principios del 1805, y siendo Don Agustín Franco de Medina (y Guerrero), Jefe de la Municipalidad santiaguesa de acuerdo con instrucciones del Gobernador Ferrand, se ocupó de acopiar municiones, de reunir armas, de depositar víveres, de habilitar cuarteles, de formar botiquines, y sobre todo, de echar las bases de la actual fortaleza San Luís en el cerro que hasta ese entonces ocupaba La Alameda o Paseo público de la ciudad, preparando a Santiago de manera que pudiera considerarse como una verdadera plaza fuerte, a fines de que impidiera el tránsito de los invasores del Oeste en su marcha hacia la ciudad de Santo Domingo. Para este efecto, se talaron los árboles, se hizo obra de relleno, se levantaron algunos rústicos cuarteles, se abrieron zanjas y con la tierra se hicieron terraplenes.

Don Ulises Franco Bidó me aseguraba que su abuelo Don Agustín había dirigido personalmente estos trabajos, especialmente en el relleno del saliente, que en forma de quilla de barco, forma parte del amurallado, al Oeste del antiguo cuartel de Las Banderas, a mano izquierda de la portada.

En cuanto al nombre de San Luís dado al recinto militar santiagués, no habrá que dudar que fuera inspirado por el mismo Señor Franco y Guerrero para honrar al rey francés San Luís, que es él único entre los tres San Luis del santoral católico, que era a la vez santo, rey y guerrero, y tal vez, de paso, para bien desquitarse con Ferrand, que lo llevaba también en su nombre, Marie Louis, y de quien era íntimo. Tal nombre de San Luís, más tarde, cuando la Reconquista, debió haberse dejado de usar, ya que el despego y la repugnancia del hispano dominicano por todo lo que tuviese sabor a francés, era muy marcado, y muy probable es que volviera a entrar en uso para los 1844-1850 cuando las negociaciones del Protectorado, primero, y el reconocimiento de la Independencia Dominicana, después, que se le solicitaban a la nación francesa.

Para el 1822, de acuerdo con el informe a su gobierno, de Mr. Mackensey, Cónsul inglés en Port-au-Prince, la ciudad de Santiago, sólo contaba con dos o tres lugares fortificados; pero no se menciona en dicho informe específicamente a la fortaleza San Luís. Muy posible es, que tal lugar estuviese en completo cuando no, o que pasará desapercibido por este mismo abandono. Esto parece indicar más bien, que tal lugar no fuese habilitado de modo permanente por las fuerzas haitianas ocupantes, y sólo lo fuese de tiempo en tiempo, ya que según la tradición, los vecinos y hasta algunos comandantes de armas utilizaban sus terrenos para siembras y crianzas de animales, cosa que fue muy corriente hasta el 1890, en que tal uso estaba ya en franca pugna con las órdenes enmanadas del Gobernador Gral. José Dolores Pichardo y Bethancourt (loló), que aspiraban a la cabal reorganización del recinto militar. Los desamparos tan frecuentes de la fortaleza en ese entonces, ya que los militares comían en casas particulares, la poca protección defensiva que prestaba la cerca de circunvalación, consistente de barriles rellenos de tierra, arena, y mezclote, hileras de espeques, zanjas y terraplenes, y otros, la exponían a frecuentes golpes de mano, que casi siempre obtenían éxito. Sirvan de ejemplos los siguientes: el del 5 de Agosto del 1874 contra el Gobierno de González, el del 12 de Enero de 1878 contra el último Gobierno de Báez, el del 16 de Septiembre de 1886 contra el Gobierno de Woss y Gil, y el del 17 de Febrero de 1889 contra el Gobierno de Heureaux.
Los haitianos durante su ocupación del 1821 al 1844, nada construyeron en Santiago que mereciera la pena de consignarse, y menos aún, después del terremoto del 42, que todo lo destruyó, y en la fortaleza San Luis, absolutamente nada, de acuerdo con el recuento de las pérdidas de edificaciones sufridas por la ciudad debido a ese sismo. A buen seguro que las instalaciones del recinto militar se reducirían a lo mejor, a una serie de ranchetas o barrancones, malamente entingladas de rústicas costaneras y techadas de yaguas o canas, y es de presumirse que los españoles, cuando la anexión, no contaron con el tiempo material ni moral indispensable para levantar edificación alguna estable, ocupados como lo estaban, con las operaciones militares contra los restauradores dominicanos.
El testimonio verbal del Señor Antonio Ottenwalder (Toño) confirma esto último, ya que siendo muchacho de 13 o 14 años, iba diariamente a la fortaleza a llevarle el desayuno y el almuerzo a su padre, que trabajaba de armero de los españoles, y decía que recordaba perfectamente la hilera de ranchos cobijados de yaguas que les servían de cuarteles, hospital, depósitos; que estos se quemaron con el incendio del 6 de septiembre 1863 que se originó del lado de afuera, al Sureste, en la casa comercial del Señor Archilles Michel. Dichos cuarteles eran destartalados, sin pintar, antihigiénicos, pestilentes, y en su mayoría estaban situados en la cortina Este, que hace frente al barrio de Los Pepines.

Durante el Gobierno de Santana, en el el Congreso Nacional autorizó la venta de algunos bienes nacionales en el Cibao, para destinar su producido a la construcción de algunas obras en Santiago. Es de presumirse que en ese período se construyesen en la fortaleza San Luis, la Comandancia de Armas, el Arsenal, y uno que otro cuartel o cárcel, ya que se hubo de desistir de la construcción de la Casa de Gobierno, en el mismo sitio de la Cárcel Vieja, lo cual lo fue para el 1858, por el Señor Juan Evangelista Gil, Gobernador, de acuerdo con órdenes de Pte. Santana.
De acuerdo con el testimonio del Señor Francisco Villanueva, quien prestaba servicios en la fortaleza en el 1880 para ese año ya estaban construidos los edificios que ocupaban la Comandancia de Armas y las cárceles La Rosa y El Clavel, las cuales es posible que dataran de la época de Santana o de las primeras de Báez, y el resto de los cuarteles, que eran de rústicas maderas, techadas de yaguas o canas, fueron destruidos paulatinamente, para ser reconstruidos de otros materiales distintos, entre el 1880 y el 1890, habiendo sido director de dichos trabajos el Gral. José D. Valverde, quien estuvo al frente de ellos hasta el 1886 cuando la revolución de Moya, continuando las obras emprendidas hasta la inauguración de las dos portadas, la del Norte y la del Este, (siendo esta última tapiada años más tarde) y la terminación del amurallado de ladrillos que la circunvalaba. Tal inauguración tuvo lugar en el 1890, posiblemente durante la celebración de alguna de las fechas patrias: 27 de Febrero o 16 de Agosto, cosa que todavía no hemos podido precisar.-

La cancela de hierro que cierra la portada Norte (la única ahora), fue hecha y colocada en el 1895, ya que anteriormente se usaban unos batientes de madera para cerrarla, y en cuanto al plano inclinado que sirve de aproche a dicha portada, fue terminado con sus paredes de ladrillos laterales para esa misma fecha, más o menos. En cuanto a la Torre y al reloj público que adornan la fortaleza, fueron regalados por el Pte. Heureaux a la Ciudad de Santiago.

El reloj había venido meses antes, y se habían propuesto diversos lugares para su colocación, pero sin resultados. El constructor de la torre fue el ingeniero inglés Mr. Bubltwell, el mismo que colocó los techos en la Iglesia Parroquial Mayor (hoy Catedral de Santiago Apóstol). Estos trabajos estuvieron terminados para el 1o. de Mayo de 1886. Durante el gobierno del Pte. Cáceres en el 1910, se hicieron sustanciales reformas en el recinto militar con vistas a acomodar los individuos del Batallón que se destinaba a esta plaza, a los que siguieron otras no menos importantes de los infantes de la marina norteamericana que ocupaban este país en el 1916. Durante esta era de Trujillo se han efectuado diversas e importantes reformas en la citada fortaleza, las cuales no detallaremos por carecer de la nómina de las mismas.Hasta fecha muy reciente, y en el segundo decenio de este siglo, podía contemplarse, por el frente de la calle San Luis, un cuadro pintado al óleo en la pared norte del antiguo cuartel de Las Banderas, hacia la izquierda de la portada, que rememoraba la terminación de las obras emprendidas por el Gobernador Loló Pichardo. La composición pictórica del cuadro era esta: Primera línea: Fortaleza San Luis; Segunda línea: Reducto Patriótico, y Tercera Línea: 1890.. En medio y encima de la inscripción de la primera línea, presidía un flamante escudo nacional, en sus más vivos colores. Mucho es de sentirse que la mano inculta del blanqueador, primero, y la incuria, la ignorancia o indiferencia de nuestras autoridades militares, a seguidas, no hubieran restaurado este distintivo que tan apropiadamente cuadraba a la escueta marcialidad de nuestro bien plantado reducto militar.

Según referencias, y de acuerdo también con los recuerdos de mi adolescencia, haré un recuento detallado de la ubicación de las edificaciones de la fortaleza San Luis. A mano derecha de la entrada: el Cuartel Largo, cerrado en su extremo Sur y abierto hacia el Norte, que daba a la calle; seguido al Este, la Comandancia de Armas, de galería baja, y en su interior el cuarto oscuro, considerándose un honor el haber estado en el, al Sur de la Comandancia, la Cárcel llamada La Rosa; entre esta y la anterior edificación, del lado afuera, existía un aljibe, y sobre el mismo una torre con su campana, para dar las horas de acuerdo con el reloj pendular colocado en el salón de la Comandancia, y seguido a la Cárcel, el Arsenal Viejo, y entre este último y la hilera de edificaciones situadas al Sur, había un espacio vacío, del que se divisaba un bello panorama de los cerros y caserío del Otro Lado (actual Bella Vista). En la cortina Sur; el gran cuartel que incluía habitación para el Alcaide, y otro edificio grande destinado a cárcel, “El Clavel; en la cortina del Este y en la del Norte existían: el cuartel dormitorio, largo y algo estrecho, con planos inclinados de madera, que servían de camastros a los soldados, luego venía un espacio despejado, más al Norte, y dando frente a la actual calle Vicente Estrella se encontraba el Cuartel de Los Músicos, que luego fue destinado a Arsenal, y que fue destruido por una explosión en el 1903, y por último, y próximo a la salida, y al pié de la Torre, el Cuartel de Las Banderas. Entre el Arsenal primitivo y La Rosa existían una capilla para pasar su última noche los condenados a muerte. Hemos de creer inútil esta vieja enumeración con vistas a ubicar los antiguos edificios, pues hay otros nombres actualmente, otros usos, muchos de ellos ya no existen, y en cambio, hay otros edificios más modernos.

Origen de la fortaleza de San Luis

Un numero significativo de nuestros historiadores sitúa los orígenes de la fortaleza de San luis en el año 1674, cuando el gobierno de don Ignacio Zayas Bazán se designo a don Andrés Nuñez de la Torra como alcalde de Santiago, posición que habría aprovechado para escribir a la corte española acerca de la importancia estratégica y militar de esa plaza, por lo que se levanta allí un reducto fortificado.

Otros historiadores estimas que, en realidad, esta fortaleza existe desde principios del siglo XIX, cuando en plena Era de Francia, por ordenes del gobernador Jean Marie Louis Ferrand, don Agustín Franco de Medina, alcalde de esa demarcación, comenzó a echar la bases para un fuerte militar, por lo que se talan árboles, se hacen zanjas y se construyen cuarteles rústicos techados de yagua o cana.

Según algunas fuentes facilitada en la fortaleza nos expresan que este acontecimiento viene a suceder entre 1804 y 1805, y con esta iniciativa se prepara a Santiago de manera que pudiera considerarse como una verdadera plaza fuerte a fin de que impidiera el transito de los invasores del oeste en su marcha hacia la ciudad de Santo Domingo.

Origen del nombre de fortaleza de San Luís

Según Franco de Medina el nombre de San Luis dados al recinto militar santiaguense fue inspirado para honrar al rey francés Luis XI, que es el único entre los tres San Luis del santoral católico que, además de Santo, era rey y guerrero.

La fortaleza de San Luis entre el 1848-1884
1884-1884
Para el 1863, en plena guerra restauradora, las edificaciones serían más, pues en el patio de ejercicios existía un local que hacía las veces de cocina de las tropas que ocupaban en lugar donde hoy está la cárcel pública. Con respecto a los españoles, se presume que no tuvieron el tiempo material, ni la moral, para levantar edificaciones estables, por lo que disponen de una hilera de ranchos cobijados de yagua que le sirven de hospital y depósitos, que fueron destruidos por un incendio que el 6 de septiembre de 1863 destruyó el ala este, frente a lo que es hoy el barrio Los Pepines.

Se presume que durante el gobierno de pedro Santana, en el año 1848, en ese espacio se construyen la comandancia de armas, el arsenal y uno que otro cuarteles y/o cárceles denominados étincamente “La rosa ” y el Clavel”.
Cronología de los hechos históricos acontecidos en la Fortaleza San Luis

A continuación consignaré las fechas y daré un pequeño detalle de los hechos que en ellas tuvieron ocurrencia, y que se relacionan con la fortaleza. 29 de Diciembre de 1821.- Juan Nuñez Blanco, de Jacagua, prófugo de la justicia, y quizás con miras a evadir su sanción, ante el descuido, la indiferencia o la complicidad de las autoridades toma la fortaleza y enarbola en ella la bandera haitiana. Este individuo con el nombre de jefe político de una Junta Pro-Unión a Haití, habría de seguir gobernando hasta la invasión de Boyer, y más tarde, fue Comandante de Armas hasta la llegada de Herard.

6 de Marzo de 1844.- El Gral. Alexandre Morissette, Comandante haitiano del Departamento de Santiago, abate en la fortaleza la bandera de Haití, y se constituye prisionero de la Junta Central Gubernativa, conduciéndole en tal calidad a la ciudad de Sto.Dgo., el Comandante Juan Alvarez Cartagena. Al otro día, en la Comandancia de Armas dudan acerca de la bandera que deben enarbolar, y el Capitán Rafael Gómez, de Gurabo, sugiere que se le ponga una cruz blanca a la bandera haitiana.

30 de Marzo de 1844.- El Gral. Tito Salcedo, al frente de las fuerzas cibaeñas, escalonadas como reserva, se hace cargo de la fortaleza San Luis.

7 de Julio de 1857.- Don Benigno F. de Rojas, Don Domingo D. Pichardo, Gral. Domingo Mallol, Pbro. Dionisio de Moya, Gral. José D. Valverde, y otros prohombres santiagueses, en la noche de ese día, desconocen el Gobierno del Gral. Buenaventura Báez. Esta es la primera revolución ideológica habida en el país, y cuyos frutos benéficos, sin duda se hubiesen reflejado en todos los sectores institucionales de la nación, de no haberla frustrado por desgracia, la contrarrevolución de Santana, quien estaba asesorado por la camarilla de sus áulicos capitaleños.
1 de Septiembre de 1858.- El Coronel Julián Gómez, Comandante de las fuerzas del gobierno de Valverde, en la misma fortaleza y personalmente, se encara al Gral. Santana, afeándole su conducta pasada. Gómez se ve obligado a descolgarse por la parte atrás de la fortaleza, que mira hacia el río, con algunos soldados que le siguen, y se refugia en la Línea Noroeste, a donde lo persigue la sala del Libertador que armó, para ultimarlo alevosamente, el brazo de alguno de sus partidarios.

20 de Abril de 1861.- A consecuencia del pronunciamiento de la ciudad de Santiago, en favor de la Anexión a España, el 25 de Marzo de este mismo año, las fuerzas españolas ocupan la fortaleza San Luis. Estas fuerzas estaban compuestas de 4 compañías de infantería del Regimiento la Corona, al mando del Coronel Ramón del Portal y Santo Domingo. El desfile de estas fuerzas de ocupación produce tal estado de indignación en el ánimo del Gral. Domingo Mallol, benemérito prócer separatista, que dado el estado precario de su salud, pasa a mejor vida, días después.
6 de Septiembre de 1863.- Incendio de la Ciudad, que comienza en la parte Sureste, aledaña a la Fortaleza, pone en grave a prieto a los españoles que la ocupan, ya que era tan intenso el calor de la conflagración que temían que se incendiase el polvorín, y los enfermos en el Hospital sufrían lo indecible con el calor y el humo, asfixiándose muchos, Algunos de los techos de canas o de yaguas de los ranchos situados en la cortina del Este comenzaban a incendiarse, por lo que hubo la necesidad de movilizar apresuradamente los barriles de pólvora y los hospitalizados, y llevarlos hacia el lado opuesto, en donde había menos peligro. Unos aseguran que el suceso fue puramente casual, obra de descuido de algunos bebedores que se habían introducido en la tienda del Señor Michel, otros aseguran por el contrario, que fue ordenado por el Gral. Gaspar Polanco, como medida estratégica, para que el humo y el calor molestaran a los españoles, y a la postre, los obligaran a abandonar el recinto.
13 de Septiembre de 1863.- Desocupación de la fortaleza por las fuerzas españolas, tras un asedio de catorce días. Estas fuerzas emprenden la retirada hacia Puerto Plata, seguidas por varias familias dominicanas, españolizadas, y a donde llegaron dos días después, bastante mermadas las primeras.

10 de Octubre de 1864.- (a las doce de la noche). Se reúnen en la fortaleza San Luis, a iniciativa del Gral. Gaspar Polanco, varios de los hombre más importantes de la Revolución, y desconocen la autoridad del Pte. Salcedo, manifestando el Gral. Polanco que el Vice-Presidente Espaillat continuaría como tal, lo mismo que los ministros. Seguidamente fue proclamado como Presidente del Gobierno Provisional. A Salcedo lo suponían en connivencia con Báez, que estaba en España, luciendo la faja de Mariscal de Campo español, y a quien le había escrito Salcedo varias cartas, sugiriéndole en presencia en el país.
5 de Agosto de 1874.- El Gral. Juan Nepomuceno Nuñez, de Jácagua, hijo de Juan Nuñez Blanco, baecista ciento por ciento, con 50 hombres a caballo, toma la fortaleza San Luis. Con el pretexto de libertar a su hijo, pero en realidad para iniciar un levantamiento contra el Gobierno de González; con tan mala fortuna, que muere en la acción. Su hijo guarda celosamente su cadáver, prefiriendo ser tomado nuevamente prisionero, antes que abandonarlo. Este rasgo de devoción y de inmenso amor filial de Juan Evangelista, es respetado por los contrarios azules, ya victoriosos.
12 de Enero de 1878- En la madrugada de este día, los Generales. Ramón Fabián, Leonardo Liriano (Cañano), Coroneles Perico Pepin, Bruno Marmolejo, Polo Balbuena, seguidos por partidarios azules de los campos vecinos, toman por asalto la fortaleza, sorprendiendo a la guarnición que dormía, se apoderan del parque y ponen en libertad a los presos políticos. Este hecho de armas obliga al Gral. Damián Báez, Delegado del Gobierno, y al Gral. Juan Evangelista Nuñez gobernador, y a muchos amigos de la situación, a salir de la ciudad, a la que atacaron diferentes veces, siendo el más fuerte de los ataques el del 22 que duró todo el día, y en que se vieron reducidos los revolucionarios a la fortaleza, desde la cual rechazan a los sitiadores que no bajaban de 1500 hombres. Entre los que se distinguieron en la defensa de la fortaleza, además de los que se han mencionado antes, figuraron los jóvenes Francisco José Espaillat, Sebastián E. Valverde (Chanito) y Eliseo Morales.

13 de Julio de 1875.- En la noche de ese día fue inaugurada con 20 alumnos la escuela de primera enseñanza creada por el Gobierno del Gral. González para clases y oficiales del Batallón Yaque. Asistió el Gobernador Gral. José D. Valverde, el Comandante de Armas y el Coronel del Batallón Bruno Marmolejo.

8 de Mayo de 1881. Se están dando los toques finales al Cuartel contiguo al Arsenal, en el lado Sureste. Los trabajos son dirigidos por el Gral. José D. Valverde.

30 de Mayo de 1884 Por iniciativa del Gobernador de la Provincia, Gral. Remigio Batista, se comienza la construcción del Hospital militar de la fortaleza San Luis.

1o. de Mayo de 1886. Quedan terminados los trabajos de la torre y montaje del reloj público. Los trabajos fueron dirigidos por el ingeniero inglés Mr. Bultwell, el mismo que colocó el techo en la Iglesia Parroquial Mayor, que estaba en construcción. La torre y el reloj fueron un regalo del Pte. Heureaux a la ciudad de Santiago.
18 de Septiembre de 1886. En la madrugada de este día, un grupo de cerca de 400 hombres compuesto de moyistas santiagueses y veganos venidos del campamento de López, atacaron la fortaleza por su parte Este, pero no pudieron tomarla, y después de una lucha cuerpo a cuerpo de más de dos hora, fueron derrotados poco después del amanecer, terminando la lucha un poco más arriba de La Altagracia. Los derrotados estaban comandados por los Grales. Chanito Valverde y Tilo Patiño.

17 de Febrero de 1889. (Domingo de Carnaval). A las dos de la tarde, y estando desamparada la fortaleza, un grupo de jóvenes encabezados por Tilo Patiño, Francisco A. Gómez, con algunos veganos, Juan Anico y Juan E. González la asaltaron y se hicieron dueños de ella. La mayor parte de los comprometidos de Santiago no correspondieron, por lo que no le quedó otro recurso al Gral. Patiño que abandonar la fortaleza cinco días después.

4 de Septiembre de 1889.- Se reedificó el Polvorín en la fortaleza San Luis, y se levantan bastiones de ladrillos y piedras en sustitución de los barriles, espeques y terraplenes que rodeaban el recinto militar. Aún cuando estas obras se inauguraron en el 1890, quedaron terminados totalmente en el 1895, al colocarse en la portada la cancela de hierro y construirse los dos muros laterales de mampostería del aproche.

22 de Mayo de 1903.- El encasquillamiento de una cápsula en el mecanismo del revólver ametralladora produce un disparo, el cual da de lleno sobre algunas latas de pólvora, ocasionando la explosión de todo el Arsenal, en momentos en que visitaba el edificio el Gral. Dionicio Frías, Ministro de Guerra, acompañado de varias personas. La explosión del polvorín arrancó de cuajo el techo y maderamen proyectándolos a varios metros de distancia, y lanzando por el hueco dejado a varias personas de las que estaban dentro. Resultaron de la explosión entre muertos, heridos y lesionados 21 víctimas. Entre los muertos figuraron los Grales. Dionisio Frías y José Pepín, que murieron ese día.

21 de Enero de 1904. El Gral. Ramón Cáceres, al frente de las fuerzas del Gobierno, recupera tras un combate de 12 horas la fortaleza ocupada por Don Juan Isidro Jiménez, Jefe de la Revolución, quien tuvo que descolgarse por la parte de atrás de dicha fortaleza, para tomar el camino de la Línea Noroeste, y luego, el del ostracismo.
14 de Febrero de 1904. La fortaleza rechaza victoriosamente el ataque dirigido por los Generales. Andrés Navarro, Toribio L. García y Tomás de Jesús. La resistencia estaba comandada por el Gral. Cáceres y las fuerzas atacantes fueron derrotadas después de un sangriento combate, durante el cual se habían adueñado de la ciudad. Hubo muchos muertos y heridos de una y otra parte, y entre las bajas de los defensores se contó la del joven Antonio Bordas, de brillantes perspectivas.

7 de Abril de 1907. Solemne bendición e inauguración de la Cárcel Pública, construida por la iniciativa del Hon. Ayuntamiento de Santiago, con miras de mejorar la condición de la penitenciaria provincial. Después de bendecido el edificio por el Pbro. Joaquín Rodríguez, Cura de La Altagracia, el Señor Abelardo Viñas, Presidente del Hon. Ayuntamiento Comunal, hizo uso de la palabra para entregar el citado edificio al Gobierno, en manos del Sr. Miguel A, Román hijo, Gobernador de la Provincia. Este edificio fue habilitado el 10 de Junio de 1907.

22 de Septiembre de 1914. Después de haber resistido un prolongado asedio, el Gral. Ml. Sánchez entrega la fortaleza San Luis a las fuerzas Jimenistas que la sitiaban. La guarnición se vio obligada a comer burros, caballos, gatos y todas clases de yerbas en los días finales del asedio. De ahí viene la denominación de come burros para todos los que estuvieron en la fortaleza durante ese asedio.

6 de Julio de 1916. Los infantes de Marina de los Estados Unidos de América, en número de 1500, hacen su entrada a la fortaleza San Luis, después de ocupar varios puntos estratégicos de la ciudad y sus alrededores. El Gral. Desiderio Arias, Jefe de los Revolucionarios que ocupaban la ciudad, la había abandonado desde el día anterior, y por tal motivo los norteamericanos, la ocupan sin disparar un tiro. En la reunión que tuvo lugar en el salón del Ayuntamiento se había con venido por unanimidad que la ciudad fuese ocupada pacíficamente ya que no se contaban con recursos bélicos de ninguna clase y en vistas de la amenaza de bombardearla de los marinos, que estaban a sazón acampados en Cuesta Colorada.

12 de Julio de 1924.- A la 1 p.m. fue izada en la fortaleza la bandera Nacional, en un ambiente saturado de verdadera unción religiosa y patriótica del pueblo congregado en las calles que dan acceso a su entrada. Esta bandera la regaló el Hon. Ayuntamiento y fue confeccionada por las alumnas de la Escuela Méjico, y socias del Club de Damas, y dirigida su confección por la Srta. Ercilla Pepín. Este fue un acto puramente oficial, ya que el recinto militar estaba aún ocupado por fuerzas Norteamericanas. Al Teniente Antolín Padilla de la P.N.D. le cupo el honor de izar dicha bandera.

30 de Julio de 1924. Desocupación total de la fortaleza por las fuerzas Norteamericanas, las cuales tomaron el camino de Pto. Plata y Santo Domingo, para embarcar a poco después. La Policía Nacional Dominicana se posesionó de ella seguidamente.

23 de Febrero de 1930. Pronunciamiento de la ciudad de Santiago contra el Gobierno del Gral. Horacio Vázquez. La Fortaleza correspondió buenamente al movimiento cívico y levantado de la ciudadanía santiaguesa, iniciandose así el período actual de paz, orden, y bienestar, antítesis de aquel sombrío del pasado, pleno de ansiedades confusión, lágrimas y miserias.-

Para el 1806 era Don Agustín Comandante del Departamento del Cibao, nombrado por el Gral. Ferrand, Gobernador de la Colonia. Desempeñando el cargo de Jefe de la Municipalidad Santiaguesa, para Enero de 1802, y con la cooperación del Obispo francés Mauvieille y Don José del Orbe, Comandante de La Vega, decidió al Gral. Haitiano Clerveaux la entrega pacífica de la plaza de Santiago al Gral. Clapperede, que días antes había desembarcado en Fort Dauphin, procedente de la escuadra del Almirante Magón. Clapperede formaba parte de las fuerzas de ocupación del Gral. Ferrand, y fue el primer Comandante del Departamento del Cibao, para ese entonces.

La Hora Pública Santiaguesa

En días coloniales Santiago tuvo su reloj público. Don Antonio del Monte y Tejada hace mención de el. Era orgullo santiagués dicho cronometro publico… que fue robado por las huestes haitianas que, comandaba Cristóbal, un día de Carnaval de 1805: cuando el tristemente celebre “degüello de Santiago”. ( Hoy, cuando se realizan trabajos en la actual iglesia catedral se han encontrado innumeras osamentas, restos de aquella vandálica ocasión genocida).
Por los años iniciales del decenio de 1880 “La voz de Santiago” un periódico no diario santiagués, anotaba como el preso de confianza, en la fortaleza San Luis, que se encargaba de dar la hora – golpeando un hierro colgante con otro accionado a mano daba “las campanadas tan rápidamente que parecía alarma de fuego”. Es decir, Santiago de los Caballeros, carecía de hora pública, a campanadas de reloj, para aquellos años. (En el Archivo Histórico de Santiago se conserva un minúsculo cañón con el cual – se asegura – Don Furcy Foundeur, nativo de Francia. Lo disponía para que se dispare justo cuando el sol alcanzaba el cenit. Para ello colocaron una lente que concentraba los rayos del astro rey haciendo estallar la pólvora contenida en la pequeña pieza artillera. La detonación – el cañonazo – anunciaba los doce meridianos con exactitud astronómica…..siempre que no estuviera nublado.)
Corriendo los años de 1880. El Presidente Ulises Heureaux donó un Reloj Publico a Santiago de los Caballeros. Es decir, a su ayuntamiento. (Santiago Municipio, o común entonces). Como tardara “bastante” el H. Cabildo santiagués en poner el cronometro en funciones – no había donde colocarlo – Juan Antonio Alix escribió unas décimas criticas que comenzaban así “Señoi don Ayuntamiento, le mando a decí el reloj que lo jaga de poi dio, de aliviaile su toimento”. Décimas que costaron el cantor del Yaque varios días de prisión y cinco pesos de multa. Para 1885, Alix volvió a inspirarse sobre el tema del reloj. Ahora lo hacia para celebrar la generosidad de Lilís al ordenar la construcción del Reloj Publico donado por Heureaux. El albañil José Pepín se encargaba de la construcción. Planos de un extranjero. Bidwell?. Ese reloj, donado por Lilís Heureaux, Presidente de R.D., tenía la particularidad de dar los cuartos y medias horas, además de la hora completa, mediante campanadas pero, algo mas, también, a los tres minutos de acabar de dar las campanadas cada hora… la repetía de “de nuevo”.

El Honorable Ayuntamiento se encargo de pagar a alguien para que el reloj anduviese bien. Fue uno de los deberes de nuestro H. Ayuntamiento.

Para 1917 – quizás por falta de mantenimiento, pero más aun porque el reloj sólo tenía una sola esfera, una sola cara – fue sustituido por el actual, en la torre de la Fortaleza de San Luis. Es decir, por uno de tres esferas o caras mostrarse a tres puntos cardinales “distintos”.

Donde fue parar el Reloj Publico de Lilís? En la sesión del H. Ayuntamiento santiagués celebrada el 1ro. de Agosto de 1919, asistencia de los regidores Gómez, Vice en funciones de Pte., Pastoriza, Espaillat, Paulino, Battle y del Síndico cuyo nombre no aparece en la crónica publicada por El Diario, se acordó “Donar a la Iglesia P. Mayor el reloj colocado en la torre de dicha iglesia, acogiendo la solicitud del Pbro. Eliseo Bornia A., quien se ocupara de enviarlo a la fabrica y hacerlo arreglar, para ser colocado de nuevo en dicha iglesia, a fin de contribuir al ornato de la Ciudad” (Fin de la breve cita tomada del El Diario de fecha 2 de Agosto – Sábado – 1919, Año XIII- Num. 8372.)
En el Archivo Histórico de Santiago se conserva una foto de la Iglesia – hoy Catedral de Santiago el Mayor – mostrarte en su campanario norte el famoso reloj de Lilís. Su única esfera “miraba hacia el sur, hacia el Parque Duarte.

Tras este rastreo cabe de nuevo la pregunta, Que se hizo el reloj donado por Lilís al Ayuntamiento Santiago, donado por éste a la Iglesia Mayor hoy Catedral?

Naturalmente, lo antes narrado sirve, sobre todo, para colocar la ponencia relativa al arreglo, compostura del Reloj Publico de la Torre de la Fortaleza San Luis. Cuando era Comandante del Departamento Norte P.N. el Gral. Duvergé, él comenzó esta urgida tarea. Podría la Jefatura Superior de nuestra P.N. con sede en ésta lograr ese objetivo tan loable?

Museo Cultural de la Fortaleza de San Luís
La fortaleza de San Luis he sido sede de las comandancias locales y regionales del ejército y la policía. Actualmente aloja a la segunda región militar de las fuerzas de Armadas, la Autoridad Metropolitana de Santiago(AMETRASAN), la dirección Nacional de Emergencias y las reservas de las fuerzas Armadas,

En este valioso patrimonio histórico de santiago, el Cibao y el país están en su etapa final un arduo y exigente trabajo de remodelación y puesta en valor, dirigido y coordinado por el comandante de la segunda región militar de las Fuerzas Armadas, Mayor General Gustavo A. Gorge García, EN., para lo cual cuenta con decidido respaldo del excelentísimo Presidente constitucional de la República, doctor Leonel Fernández Reyna, Jefe supremo de las Fuerzas Armadas, del alto mando militar, de otros estamentos estatales, privados y de la sociedad civil en sentido general.
Gracias a este trabajo este lugar ha adquirido una apariencia tal que impresiona gratamente a quienes se detienen a obsérvalo y es desde ya punto de visita obligado para estudiantes e investigadores, turistas nacionales y extranjeros y todo el que se interesa por estos menesteres.

La reciente inauguración de estas instalaciones del ¨¨Museo Cultural Fortaleza San Luís¨¨ ha sido creada para el rescate de nuestros valores y cultura, como dominicanos, así como para el enaltecimiento de la clase pictórica e historiadores de Santiago.

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos77/resena-historica-fortaleza-san-luis/resena-historica-fortaleza-san-luis.shtml#ixzz3JLQcTSJ3

Read more
images Leave a reply

El 30 de marzo, orgullo de Santiago

Por Leoncio Peralta
Santiago
La batalla del 30 de marzo de 1844 es un acontecimiento controversial en la historia nacional, ya que para unos historiadores no fue tal, sino una escaramuza, pero lo cierto es que se convirtió en elemento de orgullo y sentido patriótico para el pueblo de Santiago, comunidad que tiene una impronta de lucha y sacrificio en el discurrir de la nación para consolidarse libre y soberana.

Son muchos los elementos que apuntan a desdibujar lo que algunos sostienen como una epopeya que consolidó la República nacida un mes antes en la Puerta del Conde.

No obstante, hay que reconocer que las huestes invasoras haitianas por el norte de la isla, no pudieron continuar hacia su destino, que no era otro que Santo Domingo para aplastar el naciente y desafiante Estado.

En eso estriba que el pueblo de Santiago, aunque en ello haya cierto regionalismo, reclame esa batalla como una de sus grandes aportes y hazañas a las mejores causas nacionales, y si alguien le resta méritos, ahí entonces está la epopeya restauradora y la conflagración del 6 de septiembre de 1863, que nadie osa cuestionar su trascendencia aunque en esta provincia esas efemérides casi ni se conocen.

Historiadores
Para el historiador y director del Archivo Histórico de Santiago, Robert Espinal, la batalla del 30 de marzo es un fenómeno a analizar con profundidad, ya que tiene sus complejidades.

Él es de los que cree que realmente no fue un enfrentamiento bélico de gran envergadura, pero reconoce que tuvo mucha significación, pero es justamente símbolo de orgullo para este pueblo.

Espinal concuerda en que un estudio a profundidad de ese acontecimiento, demuestra que no se trató de una gran batalla, por las bajas del lado dominicano, lo que se desprende de la forma que llegaron las tropas haitianas y otros elementos, que la pueden calificar como una de esas reyertas fuertes que se escenificaron entre los mismos santiagueros en Los Pepines y La Joya el pasado siglo.

“Pero tuvo su trascendencia en el hecho cierto que aquí en Santiago los haitianos fueron detenidos, fueron impedidos de lograr su objetivo de tomar la ciudad para entonces proseguir a Santo Domingo, para abortar el grito de separación y así volver a dominar todo el territorio de la isla para Haití”, indicó el historiador.

(+)
LOS ACTOS DE HOY EN ESTA CIUDAD
Para hoy, 30 de marzo, como es tradición en esta ciudad, se celebrará una gran cantidad de actividades para honrar la efemérides en su 168 aniversario, que comenzarán desde la ocho de la mañana con el izamiento de la Bandera Nacional en el Fuerte Imbert.

Para las nueve de la mañana ha sido convocado un tedeum en el templo de La Altagracia, que será encabezado por el arzobispo Ramón Benito de la Rosa y Carpio, al que se espera la asistencia de autoridades civiles y militares, así como personalidades de diversos sectores de la sociedad, entre ellas el vicepresidente, Rafael Alburquerque.

En horas de la mañana, habrá desfiles escolares, ofrendas florales en la estatua del Patricio Juan Pablo Duarte y más tarde el desfile militar que encabezará el presidente de la República, Leonel Fernández, por la avenida 27 de Febrero.

Read more
1 Reply

Conmemoran con actos en Azua la Batalla del 19 de Marzo de 1844

Por: Ramón Minyety
Azua.- Los habitantes de Azua, tierra de múltiples batallas, celebran con mucho orgullo y con fervor patriótico el 168 aniversario de la gesta gloriosa del 19 de marzo, que tuvo lugar en 1844.

Desde hace 11 días, el Comité Organizador de los festejos dirigido por el licenciado Genaro Díaz, está desarrollando un amplio programa actividades culturales, artísticas, deportivas, históricas y recreativas.

Los actos concluyen este lunes con un desfile militar estudiantil, una ceremonia que encabezará el Presidente Leonel Fernández.

La Batalla de Azua o Batalla del 19 de Marzo, fue la primera gesta en defensa de la Independencia Nacional, escenificada en el 19 de marzo de 1844. Una fuerza de 2,200 tropas dominicanas, una parte del ejército del sur, dirigido por el general Pedro Santana, derrotaron a una fuerza de 10,000 soldados del ejército haitiano encabezado por el general Souffrand.

Tuvo también entre sus figuras más relevantes a Antonio Duvergé, Nicolás Mañón, Francisco Soñé, Vicente Noble, Matías de Vargas, José del Carmen García, Manuel Mora, Feliciano Martínez y Juan Esteban Ceara.

El historiador Juan Daniel Balcácer, presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, consideró que la Batalla de Azua fue la clave en el proceso de reafirmación del proyecto independentista, puesto que en marzo de 1844 los patriotas comenzaron a crear las bases sobre que se levantara la República.

Destacó que con la inspiración del lema sacrosanto de Dios, Patria y Libertad, a riesgo de perder incluso sus vidas, los paladines de la victoria de las armas dominicanas hicieron posible el espléndido triunfo de Azua, con lo que impidieron que sucumbiera la República recién fundada.

Expresó que el triunfo de las armas dominicanas en Azua, además de que puso de manifiesto –para sorpresa de los invasores- la admirable capacidad de resistencia y defensa de los antepasados, lo cual tuvo un efecto moral positivo en el colectivo nacional.

Mientras que el presidente del comité organizador de las fiestas, Genaro Díaz, exclamó que Azua es tierra de victoria y esperanza y exhortó los habitantes de la provincia a celebrar juntos estos 168 años de gloria imperecedera, “gracias a los prohombres que forjaron a sangre y fuego nuestra nacionalidad”.

De su lado, el Gobernador Isvelio Delgadillo expresó que la Batalla de Azua consolidó la Independencia Nacional y quedó demostrado que las armas dominicanas podían vencer al invasor.

Explicó que aunque su nombre no figura escrito con letras de bronce en el monumento dedicado a los héroes del 19 de marzo, el General Antonio Duvergé fue el primero entre todos los valientes en el campo de Batalla.

Duvergé fue quien entrenó en la finca de Francisco Soñé, ubicada en la comunidad de Las Yayitas, a una importante fracción de las tropas.

Valores patrióticos

Mientras que Apolinar de León Medrano, investigador, expresó que Azua es rica en valores patrióticos e históricos porque se han librado varias batallas, tales como son la gesta del 19 de Marzo, El Número, Tortuguero, El Memiso y otras.

Destacó que el valor patriótico es el más importante en lo referente al amor que se muestra hacia su país y su identidad.

Sostuvo que uno de los grandes valores históricos de Azua lo constituye el Trinitario Félix María Ruiz, “azuano heroico que junto a Juan Pablo Duarte y otros valientes jóvenes, el 16 de julio de 1838 fundaron con sangre el principal instrumento para alcanzar nuestra Independencia Nacional: la Sociedad Secretaria La Trinitaria

Los organizadores

La Señorita 19 de Marzo 2012 es la joven Francisca Álvarez Barias.

Los demás miembros del Comité Organizador de las Fiestas Patrióticas son Apolinar de León Medrano; Dervi J. Segura, Emma García, Rafael de la Rosa, Ambiórix Villar y Henry Andújar.

También, Alexis Aybar, Ramón Minyety, Ingrid Pujol; Pedro Reyes,Edwin Féliz, Azilde Ramírez, Magalis Medrano, Martiza Rossó, Arelis Lantigua, Pamela Garrido, Felipe Nery Patricio y Mercedes Delgadillo. http://www.z101digital.com

Read more
trujillo Leave a reply

RD conmemora hoy lunes 50 años de la muerte del dictador Trujillo

El país conmemora hoy lunes con varios actos el 50 aniversario de la muerte de Rafael Leónidas Trujillo Molina, dictador dominicano que gobernó a los dominicanos por casi 31 años cometiendo crueles asesinatos contra sus opositores. La principal actividad se celebrará en el lugar donde fue abatido el dictador bajo la organización de la Fundación Héroes del 30 de Mayo, donde se espera nuevamente la presencia del único superviviente del magnicidio, el general vitalicio Antonio Imbert Barrera.

Otras instituciones como el ministerio de Educación también harán acto conmemorativo en una escuela de Santo Domingo, y se recuerda que como parte de las actividades el Senado rindió homenaje a Imbert Barrera y de manera póstuma a sus compañeros integrantes del complot que ejecutó al dictador.

Además, será inaugurado el Museo de la Resistencia, un organismo creado por el Gobierno para “recopilar, organizar, preservar, investigar y exponer los bienes del patrimonio de la nación correspondiente a las luchas de los dominicanos contra la dictadura.

La Era de Trujillo (1930-1961), como se conoce ese período en el país, es considerado por muchos como uno de los regímenes más sangrientos de América Latina.

Trujillo ha sido comparado con crueles dictadores del mundo, tales como Francisco Franco, de España y Adolfo Hitler, de Alemania.

Trujillo asumió el poder en 1930 a través de un golpe de Estado que encabezó contra el Gobierno del general Horacio Vásquez, a quien servía como jefe del Ejército, tras lo cual inició un rápido proceso de aniquilación de líderes nacionales armados.

Su apoyo político lo organizó alrededor del Partido Dominicano, único legalizado en la nación, al tiempo que se agenciaba la colaboración de varios de los más destacados intelectuales, e iniciaba la construcción de un emporio de empresas de todo tipo que empezaron a engrosar sus cuentas personales.

Trujillo creó también el Servicio de Inteligencia Militar (SIM), un temible cuerpo de represión y persecución que mantenía un control prácticamente absoluto sobre los ciudadanos, a través de un efectivo sistema de soplones que hacía a los vecinos sospechar hasta de su sombra.

El grado de poder que acumuló alcanzó niveles tales que al final de su régimen se atrevió a financiar el atentado que casi cuesta la vida a uno de sus más fuertes críticos a nivel internacional, el ex presidente de Venezuela Rómulo Betancourt.
www.elnuevodiario.com.do

Read more

Vega Real celebra 500 años de jubileo

La Vega. Con motivo de los 500 años de vida de la iglesia diocesana, Vega Real patrocinó la celebración de la fundación de la Primera Diócesis de América. La Vega fue el primer lugar de la isla donde se ejerció la jurisdicción episcopal y donde se prendió el Evangelio dando origen a los primeros cristianos.

Con la celebración de una Eucaristía, Monseñor Fausto Mejía Vallejo, recordó el discurso de Fray Antón de Montesinos hace más de 500 años, cuando los españoles maltrataron a los indígenas como si no tuvieran alma. Por otro lado, insistió que es responsabilidad del gobierno invertir 4% del presupuesto nacional en educación y que todos, empezando por la familia, los empresarios, maestros, estudiantes y la sociedad misma deben apoyar esta demanda.

Monseñor Fausto Mejía y el Párroco Félix Nova agradecieron a la Cooperativa Vega Real la contribución que hace a la región con la educación en el ahorro, y al sector educativo por organizar la celebración de los 500 años de la Inmaculada Concepción que conmemora la fundación de la ciudad de La Vega.

El 8 de agosto de 1511, el Papa Julio II, mediante una bula papal, creó la diócesis de Santo Domingo, Concepción de La Vega y San Juan de Puerto Rico. El Obispo don Pedro Suárez Deza, doctor en Derecho y sobrino del Arzobispo de Sevilla, fue quien presidió esta diócesis en el 1513.

El licenciado Yanio Concepción, Presidente de Vega Real, agradeció a Monseñor Fausto Mejía, al Padre Félix Nova, al Comité organizador, a las instituciones educativas, a UCATECI y a los representantes barriales su asistencia y solidaridad a la celebración de esta eucaristía en acción de gracias por los 500 años de la diócesis y el 516 aniversario el 8 de diciembre de la fundación de la ciudad de La Vega, día de la Inmaculada Concepción.
www.hoy.com.do

Read more

A casi 113 años del ferrocarril de Puerto Plata

Una de las pocas reliquias de lo que fue un instrumento de progreso para toda la región del Cibao.


Por Manuel Gilbert
Puerto Plata-El próximo 16 de agosto se cumplirán 113 años de la inauguración del ferrocarril de Puerto Plata-Santiago del que solo quedan, desafiando el tiempo y la falta de atención de Patrimonio Monumental, la estación de pasajeros, una vieja locomotora y el túnel de Altamira.

Esta importante obra fue construida durante el mandato del dictador Ulises Heureaux con un préstamo concedido por una empresa de Holanda, en 1892, a la Santo Domingo Improvement Company.

Este medio de transporte de cargas y pasajeros que operaba bajo la dirección de la compañía estatal Ferrocarril Central Dominicano (F.C.D) cumplió la importante labor que contribuyó a incrementar el intercambio comercial y turístico entre Santiago y Puerto Plata.

Trujillo
Antes de la construcción de la línea del ferrocarril que unía a Puerto Plata y Santiago, la comunicación terrestre entre los habitantes de ambas provincias se realizaba a través de la accidentada vía de 68 kilómetros de extensión, que hoy se llama carretera turística Luperón.

Como parte de la política de centralización que promovió el dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, el ferrocarril Central del Cibao funcionó durante más de 50 años empalmando a Puerto Plata, Santiago y Moca.

Los talleres del ferrocarril donde se reparaban las locomotoras y sus vagones estaban localizados en el área de Puerto Plata comprendida entre el puentecito situado frente al destacamento de seguridad del puerto local hasta poco antes del encache que divide el ensanche Dubocq y el sector La Viara.

Aunque el servicio de transporte de pasajeros y mercancías desde la Novia del Atlántico a la Ciudad Corazón desapareció a principios de los años 50, el tren continuó moviendo mercancías desde la clausurada Chocolatera Industrial Sánchez hasta el muelle construido en 1918, hasta comienzos de los años 70.www.listindiario.com

Read more

Se cumplen hoy 37 años que fusilaron a el coronel Caamaño

por: José Rafael Sosa
El 16 de febrero de 1973, hace hoy 37 años, fue fusilado por tropas del gobierno de Joaquín Balaguer, el coronel Francisco Alberto Caamaño tras ser capturado herido en el paraje Nizaito, sección La Horma, de San José de Ocoa

El héroe constitucionalista había llegado al país el 3 de febrero de 1973, por la playa Caracoles con el propósito de desalojar del poder al entonces presidente Joaquín Balaguer .

Trece días después del desembarco, el 16 de febrero, las Fuerzas Armadas anunciaron la muerte de Caamaño junto a Heberto Lalane José y Alfredo Pérez Vargas.

Los otros combatientes que acompañaron al comandante muerto a los 41 años de edad fueron Ramón Euclides Holguín Marte, Hamlet Hermann Pérez, Mario Nelson Galán Durán, Claudio Caamaño Grullón, Juan Ramón Payero Ulloa y Toribio Peña Jáquez.

Su vida

Francisco Alberto Caamaño Deñó nació 11 de junio 1932 y murió fusilado el 16 de febrero de 1973. Militar y héroe dominicano que ocupó la presidencia de la República Dominicana en abril de 1965. Fue hijo del general Fausto Caamaño Medina, fallecido en 1986.

Lo que le hizo saltar al plano protagónico fue el estallido de la Revolución de Abril y luego de la muerte de su amigo, el también coronel Rafael Fernández Domínguez, en 1965. Hacía falta una figura político-militar que encabezara la Revolución Constitucionalista. Ese hombre fue Caamaño.

Francisco Alberto se destacó en una eficiente y esmerada vocación de servicio a las instituciones castrenses de su patria, ingresando muy joven a la Marina de Guerra, donde se graduó de alférez y avanzó rápido en el escalafón militar. Durante los últimos años de la Era de Trujillo, Caamaño comandó el Cuerpo de Cascos Blancos de la Policía Nacional, reconocido por su agresividad frente a los manifestantes contra el gobierno de turno. Caamaño tuvo participación como militar en los hechos de Palma Sola.

Tras la Revolución

Terminada la contienda patria en 1965, Héctor García Godoy tomó la presidencia de la República en 1965 – 1966, Caamaño fue nombrado como agregado militar con sede en Londres, último puesto público que ocupó.

Desaparece y probablemente viajó a Cuba para preparar sus acciones militares contra el régimen de Balaguer. El mandatario reformista da instrucciones para que sea separado de las filas de las Fuerzas Armadas

Playa Caracoles y Muerte

El 3 de febrero de 1973, nueve hombres desembarcaron en la playa Caracoles, al sur del país, con la intención de iniciar un frente guerrillero contra el gobierno de Joaquín Balaguer, al frente al grupo estaba el coronel Francisco Alberto Caamaño.

El grupo estaba integrado por Ramón Euclides Holguín Marte (Braulio), Hamlet Hermann Pérez (Freddy), Mario Nelson Galán Durán (Juan), Claudio Caamaño Grullón (Sergio), Juan Ramón Payero Ulloa (Ismael) y Toribio Peña Jáquez (Felipe)

Luego de una intensa persecución entre las montañas de la cordillera central, para finales de marzo las Fuerzas Armadas anunciaron la eliminación del foco guerrillero quedando como únicos sobrevivientes: Hamlet Hermann Pérez, Claudio Caamaño Grullón y Toribio Peña Jáquez, los cuales tiempo después salieron para el exilio.

Por su acción de 1965 se le considera héroe, por la de 1973, mártir.

Coronel: rango histórico

Entre los homenajes que se planificaron posteriormente , su nombre fue considerado para un ascenso post-mortem a General, pero tal consideración fue rechazada por familiares y sectores que exaltan su memoria. Francisco Caamaño ha ostentado el rango histórico de Coronel, y como tal lleva su gloria, sin importar el rango que haya tenido.[elnacional.com.do]

Read more